Podemos rechazar una entrevista laboral por un sinfín de motivos, quizás la oferta salarial no cumple nuestras expectativas, el horario no nos resulta conveniente o una nueva oferta que resulta más atractiva a salido, etc. No obstante, se debe ser muy cuidadoso y cortes para declinar la entrevista, dejando así la posibilidad futura de poder volver a trabajar para dicha identidad.

Llame a tiempo

La respuesta telefónica es el medio que normalmente utilizan las empresas para acordar las entrevistas de trabajo. Es de vital importancia aprovechar este momento si no interesa el trabajo ofertado, en el cual podemos comunicar de una forma muy educada que si dispone del mismo u otro puesto en el futuro que se lo hagan saber, ya que en esos momentos por asuntos profesionales no puede abandonar la empresa que labora actualmente.

Es válido mencionar que siempre se debe mostrar interés en la oferta laboral, haciendo saber que por motivos especiales no puede unirse en ese momento.

Es posible que gane más

El objetivo de explicar las causas de declinar una entrevista laboral es doble. En primera instancia existe una buena probabilidad de conseguir  que la candidatura de la persona resulte mucho mejor para otro puesto con el que se obtendrá una posibilidad de renegociar las condiciones del contrato (horarios, salario, etc.).

En segundo lugar enviamos un mensaje claro a la empresa solicitante que somos profesionales con una excelente ética  con la cual podrían trabajar en un futuro cercano.