Hacer un cambio de afore a otra que le genere mejores rendimientos puede resultar benéfico para su ahorro para el retiro. Si durante estos meses de contingencia está pensando en migrar a otra administradora que resguarde sus recursos, hay algunos factores que debe considerar antes de realizar este trámite.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) por la contingencia del Covid-19 y la incertidumbre financiera generada, no es un buen momento para hacer un cambio de afore, pese a ello, dependerá de la situación de cada trabajador.

Cada trabajador debe revisar el estado de cuenta de su afore antes de migrar a otra administradora, esto con la finalidad de revisar si los ahorros presentan ganancias o pérdidas.

Actualmente las condiciones de recuperación de los mercados financieros y de las inversiones en general hacen posible un cambio de afore sin que se presenten condiciones negativas en los saldos de los trabajadores.

No es recomendable el cambio de afore cuando se pasa por momentos de volatilidad en los mercados financieros, lo cual se refleja en las minusvalías reportadas en el estado de cuenta de los ahorros del trabajador. Porque el valor de los títulos o acciones valen menos y esto puede hacer que en ese caso de cambio el trabajador absorba la pérdida del valor de su dinero.

Cuando el trabajador encuentra rendimientos negativos en su estado de cuenta, técnicamente no tiene una pérdida, sino una minusvalía, es decir un valor negativo en el ahorro.

Sin embargo, dicha cifra no se capitaliza, es decir no se hace efectiva, mientras el trabajador no realice retiros o cambie de afore.

Antes de migrar a otra afore, el trabajador debe considerar y analizar algunos indicadores como el rendimiento neto, las comisiones, el servicio en general, la aplicación móvil (en caso de tener) y la consistencia de rentabilidad a largo plazo.