Se entiende por obligación impositiva todos aquellos aportes que el sector privado está obligado a aportar al sector público en forma de tributos o impuestos. Estos aportes, por su carácter obligatorio, acarrean sanciones penales de diversa índole en caso de su incumplimiento o evasión. Son necesarios para el financiamiento de gran parte de las obras o políticas públicas que muchos de nosotros disfrutamos en nuestras sociedades, en la gran mayoría de los países del mundo. Las personas, sean expertos económicos y de finanzas, o extraños al ámbito que contratan los servicios de un especialista en finanzas, están todas en la obligación de cumplir con estas obligaciones para así garantizar un mejor funcionamiento de la sociedad. En cada país hay una institución encargada de la recolección de estos tributos. En el caso de la Argentina, la AFIP o Administración Federal de Ingresos Públicos, es sobre quien descansa la responsabilidad, no solo de los aportes impositivos sino de los relacionados con la seguridad social y las jubilaciones.

¿Qué es la AFIP?

La Administración Federal de Ingresos Públicos, como ya hemos dicho, es aquella encargada de recaudar los tributos que ciudadanos y empresas están obligados por ley a aportar al Estado argentino. Es un organismo dependiente del Ministerio de Hacienda, que, además de su tarea impositiva, tiene bajo su responsabilidad la recaudación de los recursos destinados a la seguridad social a través de los aportes hechos mediante las nóminas salariales. Este organismo es el resultante de la fusión emprendida durante el gobierno de Carlos Menem en los 90, de la Dirección General Impositiva y la Administración General de Aduanas.

Entre sus funciones está la aplicación, recepción y fiscalización de los tributos según la normativa vigente en las leyes de la Nación, sobre todo en aquellos relacionados a operaciones circunscritas dentro del ámbito territorial y los espacios marítimos; los tributos relacionados con las operaciones de importación y exportación de mercaderías y otras operaciones relacionadas que estén contempladas en el marco legal vigente.

De igual forma, y como complemento a sus responsabilidades relacionadas con el ámbito tributario, la AFIP tiene como tarea la fiscalización de los regímenes nacionales de jubilaciones y pensiones de trabajadores dependientes o autónomos, y los subsidios o asignaciones familiares. Otras responsabilidades de la Administración tienen que ver con la fiscalización de todo lo relacionado con el tráfico internacional de mercancías de todo tipo, la clasificación arancelaria de dichas mercaderías y la fiscalización de cualquier Fondo Nacional que pueda surgir por algún motivo, dentro de la normativa legal vigente.

Acuerdos internacionales

En los últimos años, la Administración Federal de Ingresos Públicos se ha dedicado a suscribir acuerdos internacionales vinculados con el área tributaria y aduanera de intercambio de datos con más de 130 países de todo el mundo. Entre estos documentos está el Acuerdo entre Autoridades Competentes para la Aplicación de Estándares Globales de Transparencia, el cual busca garantizar la máxima transparencia posible en el ámbito tributario internacional en el marco del G20. Estos acuerdos han sido suscritos con una enorme lista de países de todos los rincones del mundo y su fin es el de lograr la máxima transparencia en los intercambios comerciales a nivel global.

Como hemos podido ver, la Administración Federal de Ingresos Públicos es un órgano competente que busca estar siempre a la altura del compromiso establecido en su origen: ser un garante del cumplimiento de las obligaciones tributarias, sociales y aduaneras de los ciudadanos y empresas argentinos, además de velar por la justicia, la reciprocidad y la transparencia en las relaciones internacionales relacionadas con la importación y exportación de bienes y servicios.