Ya desde que éramos pequeños la mayoría de los padres solo tenían un objetivo en mente que era que tuviéramos el mayor bienestar tanto en nuestra vida emocional como física, además de que uno de los intentos a largo plazo siempre sería que nuestro hijo llegase a lo más alto y se esforzara para tener una vida mejor en el futuro. Los tiempos no han cambiado mucho desde entonces hasta ahora y los que a estas alturas ya sean padres entienden el sentimiento de querer darlo todo a nuestros descendientes y asegurarnos de que sean lo suficientemente autónomos para cuando nos alcance la edad.

La base de cualquiera que quiera desarrollarse en la vida es tener una base económica en la que apoyarse, es decir, un trabajo estable que te aporte bienestar y además puedas conseguir comprar tus pequeños caprichos o cursos que siempre habías querido hacer. Sin embargo. ¿Hasta qué punto seguimos avanzando y cuando decidimos pararnos? ¿Cuándo es más sabio detenerse que arriesgar y perderlo todo? Pues eso es una de las cosas que vamos a analizar hoy ahora.

¿Por donde empezar?
Solo hay dos caminos para conseguir la estabilidad, uno es adquiriendo nuevos conocimientos por medio de cursos o masters y otro es por medio de la experiencia. Ambos son necesarios y codependientes. ¿Nunca has oído en una entrevista de trabajo que te piden un número de años exorbitante? ¿O que te piden tener un doctorado para un trabajo de profesor de primaria? Si bien es cierto que algunas veces las compañías exageran sus requisitos, no por ello debemos de estar menos preparados para cualquier situación que se nos pueda presentar por delante. Por triste que parezca hoy en día la educación física y presencial está perdiendo prestigio y relevancia, sobre todo ante escándalos de corrupción, copias de tesis o repartos gratuitos de másteres a cambio de una gran suma de dinero o poder como ha acontecido en algunas universidades españolas. Esta falta de prestigio tiene más importancia que en lo que en un primer momento pueda parecer ya que lo que en verdad hace es quitar legitimidad a dicha universidad.

Debido a este tipo de casos están surgiendo nuevas opciones online educativas cuyos cursos, grados y másteres tienen la misma validez que las principales grandes universidades europeas. Este cambio está siendo bastante rápido y traumático para aquellas universidades que llevaban casi un siglo asentadas y que están viendo su negocio educativo caer en picado. Matricularse en clases online como los que ofrecen plataformas como INESEM reportan múltiples beneficios como por ejemplo el hecho de que no tengas que asistir a las clases teóricas o que sea infinitamente más económico. La gente que solo tiene pensado estudiar un grado suele recurrir a las universidades físicas, mientras que este tipo de opciones son idóneas para la gente que quiere seguir formándose pase lo que pase incluso si está ya trabajando.

Pero cuando podemos dar por finalizada nuestro progreso. ¿Cómo saber cuando hemos encontrado la estabilidad?
Eso depende 100% de cada persona, hay gente que se conforma con un trabajo mileurista que le de suficiente para abastecer a su familia y vivir con ciertas comodidades, mientras que a otras personas ni siquiera ganar el doble del salario medio español llegará a satisfacer sus necesidades. La estabilidad es cuestión de gustos y metas, y el debate hoy en día es pensar si vivimos para trabajar o trabajamos para vivir, es decir, si la propia comodidad es un fin en si mismo o un medio para lograr nuestros objetivos. ¿Tu meta final es simplemente tener lo justo para vivir o quieres ir expandiendo tus conocimientos y experiencia laborales? Esto es lo que uno se debe de preguntar y la empresa que te hemos nombrado más arriba es perfecta para ponerte a prueba ya que ofrece tanto cursos de idioma, marketing, digital o creativos intentando atraer al máximo grupo de estudiantes posible que quieran sentirse realizados al final del día.

¿Cómo saber que va a dar resultado?
Esto si que no depende de gustos o perspectivas, aquí uno no ve el vaso “medio lleno o medio vacío”. Si has estado una década estudiando y tienes varios títulos de reputación mediana y alta bajo tu control, simplemente es de lógica que seas más propenso a ser contratado, así como la persona que va al gimnasio todos los días es más propensa a ser más grande. Simplemente tienes que tomarte enserio tus estudios y acudir lo máximo posible y verás cómo esa formación pronto recoge beneficios en todos los aspectos de tu vida.

Por último también te recomendamos que inicies esta etapa con un amigo o con gente que sea consciente de la aventura que vas a tomar, ya que así puedes contar con un brazo amigo en el que te apoyarte o pedir ayuda en los momentos más necesitados. Europa tiene muchas oportunidades que ofrecerte y si quieres vivir por encima de la media uno tiene que darlo todo, sacrificarse y arriesgar.