No todas las empresas son iguales ni se dedican a los mismos giros. A pesar de que en los últimos años el giro ha sido hacia las finanzas y los servicios, también es cierto que la producción manufacturera aún no desaparece y, que incluso, el valor de este tipo de trabajo va en aumento; ya que, al reducirse el factor humano en los procesos industriales de producción, el trabajo artesanal encuentra nuevos espacios gracias a que la especialización en la labor manual es un valor agregado que requiere de gran capacidad, de tal modo que actualmente representan una buena oportunidad de negocio y crecimiento.

 

Para producir objetos se requiere de destreza manual y de un uso correcto de máquinas y herramientas. Debido a que este tipo de labor se encuentra a la baja, el conocimiento sobre el uso de máquinas especializadas o simples también es un valor agregado al productor. En el sitio online del rincón del vago se especifica cada una de las máquinas simples. Las ventajas de este tipo de producción, es que la puede realizar todo tipo de personas en diversas condiciones.

 

Un trabajo manual artesanal adquiere valor por muchos factores: la exclusividad de la pieza, la atención al detalle, el acabado, el material, etc. Pero lo que de verdad le pone un significativo extra es el artesano en sí, del nombre de la persona depende en muchas ocasiones el valor del producto, y para hacerse de renombre es necesario producir artículos de gran calidad. No es un camino fácil y, como cualquier negocio, requiere de un arduo trabajo, paciencia y esmero antes de ver los resultados tangibles, pero las posibilidades son buenas en ese terreno.

 

Si sabes producir objetos o tienes alguna habilidad, quizá le puedes dar un giro a tu negocio a fin de comenzar a incorporar esas habilidades en áreas de tu empresa donde se pueda mejorar con atención al detalle. Sin duda será la diferencia entre una operación común y una oportunidad única.